Cómo organizar el blog

Estructura de una web creada con WordPress

Hace años, cuando hablábamos de blogs todos nos imaginábamos un tipo de web con una estructura más o menos característica: cabecera, columna de contenidos, columna de enlaces y utilidades, y poco más. Hoy día muchas webs comerciales, diarios, tiendas online, portfolios, webs de viajes o de centros educativos están diseñadas sobre un sistema WordPress, que ha dejado de ser un sistema de edición sólo de blogs para adaptarse a otras muchas situaciones.

Kubrik

Kubrik fue la plantilla por defecto de WordPress entre 2006 y 2010


ADORABLE-responsive-wordpress-theme-531x270

Una plantilla moderna para WordPress


No obstante, y aunque el diseño de una web realizada con WordPress pueda adoptar muchas formas diferentes, hay una serie de elementos comunes que suelen estar en el frontend:

  • Header o cabecera. Suele contener el título, quizá una imagen o un logotipo y muy probablemente un menú
  • Sidebars o barras laterales. Tradicionalmente ocupaban un espacio a la derecha o a la izquierda de la columna de contenidos. Hoy es frecuente que una plantilla de WordPress incluya varias sidebars horizontales o verticales distribuidas en diferentes lugares
  • Widgets. Son utilidades dinámicas que pueden colocarse en las sidebars. Hay una gran variedad de estas utilidades, puesto que la arquitectura abierta de WordPress facilita que cualquier programador desarrolle las que necesite. Algunas de las más frecuentes pueden ser un cajetín de búsqueda, un calendario de eventos o un formulario de suscripción
  • Columna(s) de contenidos. Son los espacios en los que se muestran los artículos que publicamos.
  • Footer o pie. Se usan para informar de la autoría y la licencia bajo la que publicamos nuestros artículos, y a veces para incluir secciones de código oculto orientado a facilitar la indización y análisis de nuestra web.

Diferencia entre página y entrada

Cuando publicamos un artículo de cualquier tipo (textos, imágenes, vídeos…) en WordPress, podemos hacerlo como página o como entrada. Decidir de antemano qué tipo de contenidos publicarás de una manera u otra te evitará problemas difíciles de solucionar.

  • Una entrada es un tipo de artículo que se publica en orden cronológico inverso en tu web. La única posibilidad de darles un orden además del cronológico es asignarles una o varias categorías y etiquetas. Las entradas, llamadas posts en inglés, son eficaces para el contenido que tenga sentido en el tiempo: por ejemplo para proponer tareas, distribuir materiales sobre el tema que estamos tratando en clase… en definitiva, para dirigir la secuencia en la que trabajamos los contenidos. Las categorías serán tratadas más abajo, pero podemos adelantar que sirven para agrupar las entradas, por ejemplo, por asignatura.
  • Una página en cambio no está sujeta a orden cronológico, ni admite que se le asignen categorías. En cambio pueden mostrarse en un menú en el orden que queramos, y pueden anidarse (una página puede ser subpágina de otra). Las páginas son eficaces para mostrar contenido estructurado. Esto que lees, por ejemplo, es una página. Si miras el menú PÁGINAS, a la derecha, observarás que es una subpágina de Sesión 1, que a su vez es subpágina de Bloque 1: Blogs de aula y Google Apps. En un curso normal una estructura útil podría estar basada en trimestres, unidades, temas, apartados, etc.

Un blog de aula en el que publique un grupo de profesores podría apoyarse fundamentalmente en artículos del tipo entrada, mientras que un blog de asignatura, orientado a uno o a varios cursos, podría apoyarse más en contenidos estructurados en páginas y subpáginas.

Por lo demás, no hay a priori ninguna otra diferencia entre páginas y entradas: ambas admiten el mismo tipo de contenidos, la misma extensión y la misma forma de editarse.

Categorías y etiquetas

Hemos visto que las entradas pueden agruparse por categorías y etiquetas. Esto significa que podemos mostrar en una página dinámica todos los posts que tengan asignada la categoría, por ejemplo, Física, o Historia, o EPV. Las palabras clave, también llamadas tags, nos pueden servir en cambio para identificar el tema que se trata. De esta manera agrupamos, por ejemplo, todas las entradas que traten el tema Color, independientemente de si pertenecen a la categoría Física o EPV.

En el apartado Editar y publicar contenidos mostraremos cómo asignar categorías y etiquetas a una entrada.

Autores

También es posible agrupar las entradas por autor. Esto es útil por ejemplo en un blog de asignatura mantenido por varios profesores.

Enlaces

Otro tipo de contenido que puede resultar útil es el enlace. Al publicar un enlace sólo puedes aportar su URL, su nombre y en todo caso una pequeña imagen que sirva de icono. Pueden usarse para tener a mano una serie de direcciones útiles de uso frecuente, pero estas no deben ser tantas que se vuelvan incómodas de consultar.

Antes de empezar, papel y boli

Llevamos un buen rato hablando de cómo organizar nuestros contenidos, pero aún no hemos visto cómo editar un artículo en nuestro blog. Esto tiene un objeto, y es que tengamos claro que una de las claves del éxito de un blog de aula es que sus contenidos estén bien estructurados. Una vez configurado y puesto en marcha un blog, mantenerlo resulta muy sencillo (incluso puedes publicar en él por correo electrónico), pero para evitar errores difíciles de solucionar es necesario planificar de antemano qué vamos a publicar y cómo vamos a ordenar esa información.

Lo primero es decidir qué tipo de blog queremos crear: ¿de aula, de asignatura, de profesor, de proyecto…?

  • Hemos visto que un blog de aula funciona más bien como una agenda colectiva que permite distribuir contenidos de todo tipo: textos, actividades interactivas, ejercicios, vídeos, audio, etc. Aquí nos apoyaremos sobre todo en las entradas, puesto que publicar los contenidos como páginas podría generar una estructura demasiado compleja si vamos a alojar contenidos de varias asignaturas.
  • En cambio un blog de asignatura se organizará aprovechando las posibilidades de anidación de las páginas, que facilita la organización de contenidos en niveles, trimestres, unidades, temas, etc.
  • Un blog de proyecto se suele usar para coordinar o mostrar el trabajo de un grupo (alumnos, profesores, etc.) alrededor de un tema concreto, como una revista escolar, un trabajo de investigación, un proyecto de autoaprendizaje, etc.

Cualquiera de estos tipos de web pueden crearse con el mismo software (WordPress en este caso). La diferencia entre unos y otros está simplemente en el enfoque que queramos darle.

Una vez establecido ese enfoque necesitamos establecer cómo organizaremos los contenidos. Qué categorías vamos a necesitar, por ejemplo. En un blog de aula estas coincidirían con las asignaturas, por ejemplo. En un blog de asignatura, con los grupos (1ºESOA, 1ºESOB, etc.). Hay que tener en cuenta que las categorías no deberían ser muchas, o se volverían poco útiles.

En cambio las palabras clave no es necesario establecerlas de antemano y pueden ser tantas como se quiera. Lo normal es decidirlas cuando se escribe el contenido, y sirven para facilitar la búsqueda de artículos que traten un mismo asunto.

Por último nos detendremos a pensar en cómo nos gustaría que se mostraran todos esos contenidos en nuestra web: qué tipo de diseño queremos: ¿nuestra portada será una página estática con un contenido fijo, o dinámica, con los últimas contenidos actualizados? ¿Queremos mostrar los artículos en una columna o en varias? ¿Qué tipo de utilidades necesitaremos, un calendario de eventos, un formulario de acceso, un resumen de noticias…?

Una vez tengas claro todo eso habrá llegado el momento de empezar a publicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *