Acceder a Google Drive

En esta sección veremos cómo crear una cuenta de Google para usar Drive. Al final encontrarás algunas propuestas de ejercicios.

Si tienes una cuenta de cualquier servicio Google (por ejemplo Gmail), ya tienes acceso a Drive. Las mismas claves de acceso te sirven. Prueba a abrir https://www.google.com/drive/, haz clic en Ir a Google Drive y, si tienes acceso y estás identificado, verás algo parecido a esto:

Si te pide un nombre de usuario y contraseña, puedes usar los mismos que utilices para Gmail, Youtube, Google+ o cualquier otro servicio de Google. Si tienes un smartphone con Android, casi seguro que tienes una cuenta de Gmail, y por tanto de Drive.

Si no, puedes registrar una cuenta nueva.

Registro en Google Drive

Si no tienes cuenta en ningún servicio de Google, o no quieres usarla para clase (siempre es buena idea separar las cosas personales de las del trabajo), puedes crear una nueva en la siguiente dirección:

https://accounts.google.com/SignUp

Te pedirán los siguientes datos:

  • Nombre y apellidos. Si vamos a crear una cuenta para uso profesional, conviene usar el nombre real
  • Nombre de usuario. El nombre de usuario es tu dirección de email. Puedes usar una cuenta de correo que ya uses o crear una nueva con Gmail. Puedes aprovechar para cambiar tu dirección de email de [email protected] a algo más profesional, como tu propio nombre. Aviso: Aunque puedes crear una cuenta de Google sin crear una de Gmail, y acceder mediante una dirección distinta (por ejemplo, una de hotmail), en la práctica ese acceso no funciona del todo bien.
  • Contraseña. Algunos consejos sobre contraseñas: usa una difícil de adivinar pero fácil de recordar; combina mayúsculas, minúsculas y números; no uses siempre la misma; no guardes las contraseñas en el navegador; usa un gestor de contraseñas (por ejemplo, LastPass).
  • Fecha de nacimiento y sexo. Ahí puedes mentir, siempre que no pongas que tienes menos de 16 años.
  • Teléfono móvil. Lo utilizan para enviar claves de acceso en el caso de que pierdas tu contraseña, y probablemente para identificar usuarios únicos. No es obligatorio dar tu número de teléfono, aunque si dejas ese campo en blanco deberás dar una dirección de email alternativa, y te recordarán periódicamente que no has dado tu teléfono. De todas formas, si tienes un smartphone con Android, Google ya tiene tu número.
  • Dirección de correo alternativa. La que uses actualmente.
  • Ubicación. España

Hacemos clic en Siguiente paso, aceptamos las condiciones de servicio y ya estamos registrados.

Ejercicio 1. Regístrate y accede a Google Drive

Para seguir este curso necesitas usar Google Drive. En ocasiones te pediré pantallazos de tu cuenta, que compartas documentos o carpetas, etc. Si no tienes acceso a esta herramienta, debes registrarte. Si ya eres usuario registrado de Google, es posible que quieras separar tus cuentas personales de las de uso profesional; en ese caso te interesa registrar una nueva cuenta. O tal vez ya tengas una cuenta de Gmail y de Drive que sólo usas para las cosas de clase; en ese caso puedes usarla también para este curso.

Sea cual sea tu caso, el primer ejercicio que vamos a hacer es confirmar que tenemos acceso a Drive.

  1. En primer lugar, accede a tu cuenta personal de Drive. Si para ello tienes que registrar una cuenta nueva, hazlo siguiendo el procedimiento que acabamos de ver.
  2. Toma un pantallazo de tu pantalla de inicio en Drive y envíamelo por correo electrónico a [email protected] Seguro que en estos momento hay alguno de vosotros que está pensando ‘Pues vaya, si este es un curso sobre Drive podríamos subir los pantallazos a una carpeta compartida’. Y es verdad, pero todavía no hemos llegado a eso. Así que mandadme el mail, leñe.
  3. ¡Ya está! Primer ejercicio finalizado. ¿Has acabado en un pispás? Pues ayuda a un compañero, te lo agradeceremos él (o ella) y yo.

¿Te sobra tiempo? Echa un vistazo a esta información

Sobre privacidad online

Usar servicios online siempre supone entregar datos sobre nuestra actividad a las empresas que gestionan esos servicios. A muchos usuarios les preocupa qué uso puedan dar Google, Facebook, Twitter, Whatsapp, Amazon o RunKeeper a los datos que reúne sobre nosotros. En general, lo que hacen es clasificarnos según perfiles de consumidor para ofrecernos publicidad personalizada. ¿No os asombra que la mayor parte de la publicidad que recibís a través de las redes sociales es de productos que os interesan?

La mayor parte del negocio de Google es precisamente esa: conocer nuestros intereses, gustos y referencias y mostrarnos publicidad en función de esa información. No obstante, es posible controlar hasta cierto punto qué información guarda sobre nosotros.

Si te preocupa este asunto, en los siguientes enlaces encontrarás información de utilidad:

Gestión de contraseñas

Más arriba recomendé varias cosas relacionadas con las contraseñas:

  • Que sean difíciles de adivinar y fáciles de recordar. Por razones obvias.
  • Combina mayúsculas, minúsculas y números. Los intentos de robo de contraseñas por fuerza bruta suelen usar diccionarios de contraseñas habituales. Si usas una palabra real aumenta el riesgo de robo.
  • No uses siempre la misma. Si te roban una, te las roban todas. Te pueden hacer mucho daño si te te roban todas las contraseñas.
  • No guardes las contraseñas en el navegador. Las contraseñas que guardas en el navegador se almacenan sin encriptar. Cualquiera que use ese ordenador puede localizarlas sin problema.
  • Usa un gestor de contraseñas.

Sobre esto último me quiero detener un poco. Yo uso LastPass. He usado KeePass y he leído cosas buenas de Encryptr. Muchos usuarios no son partidarios de este tipo de servicios porque consideran que es como guardar todos los huevos en la misma cesta: si se te cae la cesta, te quedas sin contraseñas. Mi experiencia (la mía, ¿eh? es que me fío más de guardar mis claves encriptadas en un servidor seguro que de escribirlas en una libreta o usar siempre la misma).

Puedes explorar esas opciones si te interesa.