Cómo el cine usa el color para manipular nuestras emociones