Es difícil, porque los rayos de sol deben incidir en un ángulo muy concreto sobre las gotas de agua, pero si estás a la altura suficiente y no hay nada que tape el sol a tus espaldas, es posible ver una circunferencia completa.