Hasta el momento hemos trabajado con elementos (punto, recta, plano) y sus relaciones (pertenencia, distancia, dirección). Hemos dibujado formas complejas calculando los elementos que mantienen una determinada relación con otros (lugares geométricos). Y también sabemos operar esas relaciones (sumar, rectar, dividir, multiplicar ángulos). Además hemos aprendido a emplearlas para modificar formas (transformaciones).

Pero todos sabemos que en geometría existen formas más complejas que las que hemos tratado hasta ahora, por ejemplo los polígonos, las curvas cónicas, curvas técnicas, etc.

En este apartado estudiaremos esos elementos que no pueden definirse mediante relaciones simples con otros elementos.