No se trata de saber filosofía, sino de aprender a filosofar, aprender a buscar la felicidad

Esta película está basada en hechos reales, y cuenta la historia de Chris Gardner (Will Smith), un vendedor brillante y con mucho talento, pero cuyo empleo no le permite cubrir sus necesidades más básicas y las de su hijo.  Tanto es así que les acaban echando del piso de San Francisco que tenían alquilado.  Sin tener ningún lugar al que ir, Chris y su hijo se ven obligados a vivir en centros de acogida, estaciones de autobús, cuartos de baños públicos o cualquier lugar que les de cobijo durante las frías noches.

Una de las escenas de la película en las que Chris y su hijo pasan la noche en un cuarto de baño público.

A pesar de sus preocupaciones, Chris cumple sus obligaciones como padre y se muestra cariñoso y comprensivo, empleando el afecto y la confianza que su hijo ha depositado en él como incentivo para superar los obstáculos a los que se enfrenta.

Parece que la suerte les sonríe cuando Chris consigue unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa y, donde a pesar de no recibir ningún salario, acepta con la esperanza de finalizar sus estudios con un trabajo y un futuro prometedor.

Esta película es del año 2006 bajo la orientación del director italiano Gabriele Muccino. La película, protagonizada por Will Smith y su hijo Jaden Smith, no obtuvo ningún premio pero sí algunas nominaciones como el Oscar a mejor actor (Will Smith) o el Globo de Oro a mejor canción original y mejor actor.

Todas las curiosidades de la película:

  • Debido a su colorido y autenticidad, el Chinatown  de San Francisco ha sido siempre una zona muy difícil para rodar.  El equipo de la película tuvo que firmar una serie de contratos que les permitía rodar con aproximadamente 900 vendedores, que requerían intérpretes: cinco que hablaran mandarín y dos que dominaran el cantonés.

  • Actualmente Christopher Gardner es un importante dueño de una gran empresa americana con la que ha conseguido convertirse en un auténtico millonario.

  • Entre los cambios más considerables de la historia real cabe destacar la transformación del personaje del hijo de Chris Gardner, que en la historia real era un bebé y en la ficción se representa como un niño de 5 años.

  • El equipo de producción adquirió un total de cincuenta vehículos para que estuvieran permanentemente a disposición del equipo, de forma que se pudieran aparcar para añadir textura a las tomas.  Además,  se pidió a los extras que trajeran todos los coches de los que dispusieran que fueran de las décadas 60 y 70.

  • También contaban con cuatro autobuses de la época: uno para interiores, otro para los exteriores y dos a modo “de paso”.

  • Se construyó una estación de metro para rodar las escenas de la película, que tras el rodaje fue destruida.

  • El verdadero Christopher Gardner trabajó codo con codo con el guionista Steve Conrad, aclarando muchas cuestiones.  Además, mientras que se rodaba la película, Gardner decidió escribir su propia versión de la historia de su vida para más tarde publicarla en la novela de no ficción The Pursuit of Happyness.

  • Al final de la película, el verdadero Chris Gardner se cruza con Chris y su hijo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=rxtGMH7OrLc[/youtube]

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *