Entrevista a Ildefonso Sena Rodríguez

sdhu

El pasado lunes 14 de Abril, Nora Cheddi y Patricia Díaz, dos alumnas de 2º Bachillerato A estuvimos junto al ya jubilado maestro y periodista tarifeño, Ildefonso Sena Rodríguez, con quien tuvimos el placer de tomarnos un café mientras nos contaba su trayectoria profesional.

SOBRE ÉL Y SUS COMIENZOS:

1. ¿Qué estudió? ¿Dónde?

Yo estudié el Bachillerato entre Tarifa y Algeciras, porque en mis tiempos aquí no había superior. Yo hice cuatro años de Bachillerato aquí y dos años de Bachillerato Superior en Algeciras. Hice también el “preu” que después se llamó COU y me fui a Cádiz a estudiar magisterio. Por ciencias, Matemáticas y Ciencias Naturales. Y esos son mis estudios. 

2. Ahora que estamos en una etapa difícil y nos cuesta mucho decidir qué estudiar, Cuéntenos cómo supiste que querías hacer periodismo y dedicarte también a la enseñanza. ¿Supiste lo que querías desde un principio?

Mi primera intención fue dedicarme a enseñar matemáticas. Yo tuve un buen maestro de matemáticas y él me pegó la afición y el cariño por las matemáticas, y por las ciencias en general. Y el periodismo empezó siendo algo anecdótico, porque yo empecé a ser maestro y periodista al mismo tiempo. En 1975, cuando yo ya empecé a trabajar como maestro, me propuso el alcalde de Tarifa que  fuera corresponsal de Radio Nacional de España porque la emisora le había pedido un corresponsal ya que no tenían aquí y me lo ofreció a mí y bueno, me pareció una aventura y empecé como una colaboración. Lo que empezó como una colaboración terminó siendo ya un proyecto serio, un estatus profesional, porque yo era corresponsal del Diario de Cádiz cuando se fundó el Europa Sur y me contrataron como redactor. Ahí empecé de redactor, fui jefe de sesión y adjunto al director hasta 2005  que fue cuando lo dejé. Es decir, que el periodismo fue algo que descubrí de una manera accidental, no sabía que me gustaba pero me gustó cuando lo probé, de manera que fue una de mis dos vocaciones.

MIENTRAS IMPARTÍA CLASES:

3. ¿Cómo recuerda la primera vez que dio clases?

La primera vez que di clases sentí un poco de miedo, porque a mí me habían preparado para enseñar matemáticas y ciencias naturales a alumnos jóvenes, como mucho 16, 17 años que en aquel tiempo era la educación general básica. Pero mi primer trabajo fue educación permanente de adultos, de tal manera que yo era más joven que la media de edad de la clase. Yo tenía 21 años entonces y allí el más joven podía tener la misma edad que yo pero no era lo común. Allí había gente de 40 de 30, incluso de 50. Entonces yo me sentí un poco cohibido cuando entré en clase y vi aquella cantidad de gente mayor, pero bueno,  yo creo que estábamos bien preparados y fue una experiencia bonita. Estuve 5 años dándole clases a adultos hasta que aprobé las oposiciones y ya pasé a un colegio de primaria.

4. ¿Qué es lo que le gustaba/llenaba de un día cualquiera dando clases?

A mí dar clases de matemáticas o ciencias naturales es una de mis pasiones. Yo creo las ciencias es fundamental en la vida, la ciencia forma parte de nuestra vida cotidiana, pues allí donde estemos hay un número o hay un fenómeno físico o químico. Y entonces, enseñarle ciencia a los alumnos es mi pasión, yo era una de las personas que disfrutaba enseñando ciencia.

5. De sus clases tenemos el recuerdo de que a usted no le importaba que el alumnado no atendiese, siempre y cuando tampoco molestase. ¿Cree que en 1º y en 2º de la ESO no es necesario “obligar” al alumno atender? ¿Por qué?

Claro que es necesario obligarlo, pero ¿cómo lo obligas?, es decir, no puedes matarlo. Los instrumentos que tenemos los docentes a la hora de dar clases son limitados, entonces a esos niveles, aunque ya los alumnos son un poco mayorcitos, no son niños de primaria, pero bueno el que no tiene interés por aprender no lo tiene. Entonces, tú si puede llevar a cabo un método distinto para aquellos que no quieren aprender pero aun así te cuesta trabajo. El alumno que no está motivado para aprender es muy difícil que tú con métodos normales lo consigas. Y si quieres dedicarte a ello, abandonas a los que sí quieren aprender. De manera que la educación en España al menos, está muy mal instrumentalizada de forma que tú no puedas hacer las dos cosas a la vez. 

6. ¿No has dado clases a alumnos de cursos anteriores a 1º y 2º de la ESO?

No, yo nunca di clases a alumnos de cursos anteriores. Yo desde que empecé con adultos, que eran mayor que yo, y después me pasé al colegio público Virgen del Sol donde durante 5 años solo di clases en octavo, que eran de 14, 15, 16 años. Y así estuve prácticamente en el colegio de la playa, Nuestra Señora de la Luz que estuve también en la segunda etapa, y cuando pasé a secundaria 1º y 2º. Así que yo jamás les di clases a niños pequeños.

7. ¿Te hubiese dado miedo haber dado clase a niños pequeños?

Es una especialización, si te especializas en adolescentes llegas a conocerlos de tal forma que tú mismo te conviertes en un adolescente más para comprenderlos. Y además yo creo que la adolescencia es una de las etapas más difíciles y más bonitas para un profesor.

8. Aparte de que hablasen mientras usted explicaba, ¿qué es lo que más le molestaba en clase?

No, a ver, a mí lo que más me molestaba en clase era la mala educación. Yo la mala educación es algo que no soporto, quizás porque yo soy una persona de la vieja guardia y que se ha educado en la educación. Entonces, una de las cosas que más me ponía malo, como recordareis, era que no me atendieran, porque si yo te estoy hablando y tú vuelves la cabeza a hablarle a otro me parece una falta de respeto a mi trabajo y sobre todo una falta de educación enorme. 

9. Aprovechando que has dado clase a muchos de los alumnos quienes ahora llevan la revista, ¿qué recuerdo tienes o qué recuerdas de nosotros?

Vuestra clase era una clase estándar, en la que había un 10% de alumnos y alumnas buenos (yo hablo en masculino siempre, si digo alumnos me refiero a los dos porque sino es un problema). Había gente buena, como vosotras dos y yo te recuerdo a ti, Nora, especialmente en matemáticas porque las cogías al vuelo.

Como yo digo en términos populares, “no había mucha tela que cortar en aquella clase”, pero recuerdo que el índice de aprobados fue relativamente alto, porque uno no puede esperar que todos los alumnos tengan la misma aptitud para las ciencias que el resto. Recuerdo algún que otro alumno que era muy bueno en el resto de las asignaturas pero que no se le daban bien las matemáticas y eso es algo que yo he comprendido siempre. Y he tenido muy buenos recuerdos en ese sentido, de gente magnífica. Pero de aquella clase, si yo los viera a todos te podría decir a este esto y esto lo otro. Pero lo que pasa que eran tantas clases tantos años, tantos alumnos que ahora mismo mi memoria visual no los concentra a todos.

Aquella era una clase que tenía una variedad impresionante. Y recuerdo que Xin era también muy buena en matemáticas, y no me extrañó porque los chinos suelen ser los mejores del mundo en matemáticas. Entonces resulta que la estadística se cumplió en aquella clase.

10. También recordamos que contabas chistes, ¿era una técnica para captar la atención del alumnado o simplemente lo hacía porque le gustaba?

No, era una técnica. Y yo me alegro de que me hagas esa pregunta porque hace poco le entrevistaban a alguien y le preguntaban por sus maestros y respondió exactamente “Recuerdo que mis mejores maestros eran aquellos que me hacían reír”. El contar chistes o el hacer algún tipo de gracia como ocasión de la explicación de algo en matemáticas me parece un buen método, porque las matemáticas son algo tan frío y tan mental que bueno, no tiene ningún tipo de gracia. Entonces uno trata de hacer la clase más amena, más graciosa. Y yo he pensado que contando un chiste que incluso tenía relación con lo que íbamos a explicar pues se relajaba un poco la clase. No es lo mismo enseñar ciencias naturales que la gente lo pasa mejor o incluso historia que si eres bueno lo pasas bien, pero explicar las ecuaciones de segundo grado que eso maldita la gracia que tienen, aunque sean importantes. 

11. ¿Hay algún caso de algún alumno en particular que recuerdes porque te haya sorprendido? (En cuanto a comportamiento, educación, etc.).

Hay muchísimos casos en 37 años, hay bastantes casos tanto para bien como para mal. Yo recuerdo alumnos, especialmente alumnas pues yo he pensado siempre y las estadísticas nos lo confirman que los mejores alumnos son las mujeres, es decir, que superan a los hombres en muchísimos pasos.

Pero recuerdo a un alumno en el Virgen del Sol recién empezado yo a trabajar, que hoy en día es una persona muy destacada aquí en Tarifa, es ingeniero de caminos, canales y puertos. Es muy conocido por sus dotes de investigador y bueno, lo que yo pienso hoy de este hombre lo pensé la primera vez que le di clase en el Virgen del Sol, aquello era un auténtico talento.

Después  hay malas experiencias, como la gente que simplemente por pedirle algo con buena educación me ha mandado a la mierda, como me ocurrió una semana antes de jubilarme. Y poca cosa más, algo muy especial muy especial pues no, simples anécdotas que han ocurrido en clase y que son muchísimas. Recuerdo una niña de octavo del Virgen del Sol que no le habían hablado de la regla y le llegó en medio de la clase y empezó a llorar allí creyendo que se moría. Y tuve que explicarle yo que era aquello y en fin que podría haberlo hecho la madre. Pero bueno, anécdotas y como esa puedo seguir contándote muchísimas, pero ninguna importante.

12. ¿Es cierto que se nos da tan mal las matemáticas? ¿Por qué es un asignatura a la que se le tiene tanto miedo?

Sí, se le tiene miedo porque las matemáticas tratan de entes que no existen en la realidad. Yo siempre lo he dicho, que si estudiamos geografía y tú quieres explicarle a un niño qué es una península, si a pesar de que tú se lo expliques no lo entiende pues lo llevas a ver una península aquí mismo, aunque la isla es una isla pero con el istmo ya es una península. Y le dices mira aquello es una península y el tío lo ve, pero estudiar entes matemáticos es complicado porque solamente existen, como yo digo en plan jocoso, en la calenturriente mente del matemático. Entonces eso es complicado, porque estudiar cosas que no existen más que en nuestra mente es bastante complicado y esa es la dificultad de las matemáticas. Y si a eso le añadimos que no todo el mundo tiene las mismas capacidades de inducción y deducción de razonamiento pues entonces este es el problema, y que realmente solo son bonitas para quienes les gustan, y quienes no les gustan, que son muy pocos, las odian.

13. ¿Con qué año/curso le gustaba más dar clase?¿Por qué?

Yo siempre he pensado que yo tendría que haber sido profesor de Universidad, lo que pasa que no pude. A mi me gustaba dar clases a los mayores y me encantaba dar clases a la educación permanente de adultos. Es decir, que me gustaba más el octavo en la Educación General Básica (EGB) y segundo en la Secundaria, porque cuanto mayor es el alumno mayores capacidades tiene para desarrollar.

14. ¿Ha cambiado su rol como docente con el tiempo?

Sí, naturalmente que sí. El rol como docente tiene que ir cambiando, entre otras cosas porque yo vengo de un tiempo completamente distinto a este. Ten en cuenta que cuando yo empecé a dar clases en España había un dictadura que no tiene absolutamente nada que ver con una democracias. Entonces, la relación entre el profesor y el alumno eran distintas, la relación entre el profesor y la sociedad era distinta y uno ha tenido que ir adaptándose a aquellos tiempos que a veces te cuesta trabajo. Por eso, yo creo que es bueno que nos jubilemos y nos quitemos del medio para que vengan nuevas generaciones de profesores que estén mejor adaptados a la actualidad. De hecho yo me fui voluntariamente, podría haber estado 5 años más pero no quise. Me fui voluntariamente primero porque ya estaba cansado y segundo porque yo me sentía un poco desfasado, así que lo mejor es que me vaya y venga otro, uno más joven.

15. ¿Cuántos años estuvo ejerciendo como docente?

37 años justos.

16. ¿Ha tenido algún conflicto importante con algún alumno o padres del alumno?

Sí, sí, siempre. Yo no creo que haya ningún profesor que no haya tenido ningún conflicto, porque siempre hay conflictos de entendimiento. Y además yo creo que eso va en la nómina. Y hay tanto conflictos con los alumnos como conflictos con los padres, y eso va en la nómina y uno tiene que apecharlo.

17. Cuéntenos alguna anécdota de sus años como profesor.

Pues mira, en relación con los conflictos entre padre y profesor te voy a contar uno gracioso. Yo tengo una forma de hablar muy andaluza, “un andalu muy cerrao” e incluso sabéis que utilizo expresiones que a lo mejor no son bien recibidas por todo el mundo. Y a lo mejor yo le digo a un niño “¡Cállate ya, mamón!” y sé que a él no le molesta y digo eso como cualquier otra expresión andaluza. Y una vez vino una madre preocupada porque a su niño se le estaba pegando mi forma de hablar y yo me quedé loco perdido . Y ella, “Pero que sí, es que dice esto y esto otro, dice expresiones que dice que las utiliza usted…”. Y hombre, pues claro que las utilizo yo, pero yo le dije que no iba a variar mi forma de hablar, y que lo siento por su niño. (risas) ¡Qué se le estaba pegando mi forma de hablar ! 

EN RELACIÓN CON EL PERIODISMO: Sena 2

18. ¿Cuándo empezó a interesarse por el mundo del periodismo?

Eso ya lo hemos hablado. Empecé en 1975 cuando empecé a ser corresponsal de Radio Nacional. Empecé a dar unas crónicas que primero las escribía a mano y luego las leía por teléfono con mucho miedo hasta que me fui acostumbrando y luego ya ni siquiera las escribía sino que las iba contando por teléfono.

19. ¿Por qué dejaste el periodismo activo en 2005?

Pues en 2005 en la empresa en la que yo trabajaba, Federico Yolí que es la propietaria del Diario de Cádiz, el Diario de Jeréz,… muchos períodicos en Andalucía entre ellos Europa Sur. Propuso un expediente de regulación de empleo diciendo que todos los que teníamos más de 52 años nos podíamos ir a nuestra casa cobrando el 90% del sueldo. Como yo tenía previsto dejar el periodismo cuando yo me jubilara como maestro, porque yo no podía compatibilizar las dos cosas, es decir, que cuando yo me jubilara como maestro tenía que dejar el periodismo. No podía ser, entonces lo que yo hice fue adelantar y me fui 6 años antes del periodismo y ya luego en 2011 lo dejé como maestro.

20. ¿En qué medio de comunicación le hubiese gustado trabajar?¿O en qué revista le gustaría escribir columnas?

Hay un medio que no me gusta y es la televisión, es decir, yo jamás hubiera trabajado en la televisión. En toda mi vida de periodista hice un trabajo para la televisión argentina y no me gustó demasiado. Después he estado en televisiones porque me han entrevistado y no es un medio en el que yo me desenvuelva. 

A mi el medio que más me gusta es la radio, porque yo empecé ahí pues como sabéis yo fundé Radio Tarifa y es un medio que me encanta. Sin embargo, el medio en el que más he desarrollado mi trabajo y donde más he aprendido ha sido en el periodismo escrito. Puesto que yo en el Diario de Cádiz y el entre el Tiempo duró para siempre pues he estado más de 25 años escribiendo. Y ese me apasiona pero el que más me gusta es la radio.

21. Hemos leído que su novela trata temas como la inmigración clandestina por el Estrecho de Gibraltar, el tráfico de drogas o la corrupción política y policial. También del paradero de Milans del Bosch quien mandó en el 23F a sacar los tanques en Valencia. Háblenos un poco sobre su novela y cual es el objetivo de ella.

La novela se llama Esto tiene un reportaje y es una novela autobiográfica. Es una cosa similar a lo que hizo el gran escritor y periodista Arturo Pérez-Reverte con su novela Territorio Comanche. Él escribe una novela con un personaje ficticio y un cámara ficticio pero que en realidad es él durante la guerra de Bosnia. Pues bueno, a mi nunca se me hubiera ocurrido escribir una novela inventándome yo la trama porque no tengo imaginación para eso. Pero entonces era muy fácil, era contar mi experiencia, la de Ildefonso Sena pero cambiándole el nombre. Aunque el periodista se llama Alonso Mena, con lo cual suena. Y eso fue lo hice, escribir desde los primeros día de Europa Sur y a partir de ahí utilizar lo que en el cine se conoce como flashback (delante y atrás). Mientras está haciendo una cosa buscas un argumento para volver a atrás y recordarla, y así hasta que me voy, hasta 2005. Así que prácticamente es una novela autobiográfica, calcada en cuanto al fondo (no en cuanto a la forma, ¡ojalá!) del Territorio Comanche de Pérez-Reverte.

Y claro, es por eso que dices que hablo de todas estas cosas, porque son todas las que yo he cubierto. Pues básicamente mi especialidad en el periódico era el periodismo científico y el periodismo de sucesos o al revés, porque yo he escrito mucho más de sucesos, sobre todo del tráfico de drogas, la corrupción policial, inmigración irregular en el estrecho,… Éstas fueron mis especialidades, y de todo un poco se habla ahí aunque hay anécdotas mucho más curiosas.  

22. Dinos por qué deberíamos leer su novela.

Deberíais leer mi novela si vais a estudiar periodismo, sino no creo que tenga otro valor que conocer cómo es la trastienda del periodismo. Porque, la gente cuando abre un periódico y lee una noticia desconoce qué hay detrás de eso y el cómo se las ha tenido que arreglar el redactor o el periodista para enterarse de eso. En fin, que yo revelo la trastienda del periodismo en mi novela y sobre todo cuento cómo era el periodismo en aquellos tiempo, porque aquel periodismo era el más bonito del mundo y hoy día ya no existe. Ya los periodistas están en una redacción, están picando notas de prensa que han recibido por correo electrónico. Y ya no existe lo que yo he vivido, de irme a investigar un suceso y no aparecer por la redacción en dos días, y volver luego a la redacción con un pelotazo. O, yo que sé, irme a Marruecos a cubrir un acontecimiento como el entierro de Hassan II, que eso fue apasionante para mí, lo más grande que yo he hecho en mi vida. Y eso ya no se hace, ni siquiera en medios grandes como el País o el Mundo, cuanto más en un periódico de provincia como lo era el Europa Sur.

23. ¿Se cansó de dar siempre la misma materia, mismos temas año tras año?

Que va, que va. A mi me gusta mucho la mojama, pero yo no podría estar comiendo mojama un mes. Pero es que a mi me gustaba mucho enseñar matemáticas y esa parcela de las matemáticas que va entre primero y segundo, a mi juicio es una parcela fundamental para todo el aprendizaje que viene después en tercero, cuarto y bachillerato. Y no, no me cansé porque cada año que pasaba descubría un método nuevo para enseñarle a un niño por ejemplo las proporciones inversamente proporcionales. Lo que pasa que yo me iba reciclando, me iba reinventando y descubriendo métodos nuevos. 

24. Con todos sus años de experiencia como maestro, ¿A qué conclusiones has llegado sobre los jóvenes de entre 11 y 13 años? ¿Son difíciles los adolescentes? ¿Qué métodos ha empleado para impartir orden en clase?

Son los más difíciles vamos. A mi me gustaba esa parcela de mi labor docente porque a mi juicio esa edad es la más difícil puesto que hay un cambio radical tanto desde el punto de vista físico como interior de la persona. Se está cambiando de niño a hombre o de niña a mujer, son cambios hormonales importantes que te revelan contra el mundo y tú tienes que estar ahí para ayudarle. Entre otras cosas, porque tú a demás de estar preparado, porque a mí me prepararon muy bien para enseñar, te acuerdas de cuándo tú tenías esa edad y entonces te tienes que poner de su lugar y tienes que entenderlo. Y uno sabe que en muchos casos un buen maestro en esas edad llega a ser incluso más importante que los propios padres, porque con los padres se tienen encontronazos en esas edad. De manera que no creo que vayamos a arreglar nada con lo que yo diga, porque los jóvenes en la adolescencia van a seguir siendo lo que son, unos reveles con o sin causa y tenemos que tenerles mucho cariño y sobre todo comprenderlos. Lo importante es tratar de comprenderlos, porque yo se lo he dicho muchas veces a los padres “trata de acordarte de cuando tú tenías 15 años, que se te olvida”. 

25. ¿Cree que hay una diferencia en el aprendizaje de los alumnos respecto al tiempo? ¿Crees que la tecnología influye en ello?

Sí, sí, naturalmente que sí, está claro. Desde las cavernas hasta nuestros días los métodos de enseñanza han variado. Y hoy día a mí no me dio tiempo a verlo. Por ejemplo la pizarra digital, la pusieron el último año en el Baelo en el que yo me fui, bueno lo pusieron un año antes pero no funcionaba. Y ojalá hubiera tenido instrumentos de ese tipo y que yo tratara de utilizarlos. Porque cuando estaba en la EGB creo que era uno de los pocos maestros que utilizaba el proyector con las diapositivas,  el retropoyector, el laboratorio,… y todo ese tipo de cosas que ojalá hubiéramos tenido. Y hoy tenemos herramientas con las que yo hace 20 años jamás hubiera podido soñar, y claro estas herramientas nos ayudan a reforzar la metodología de la enseñanza y que por supuesto se aprende mejor.

26. ¿Cuál es su opinión sobre la educación del país?

Muy mala. Yo creo que en este país ninguno de los partidos políticos, ninguno de los gobiernos que yo haya conocido hasta ahora se ha preocupado. Están siempre peleándose y somos el país de la Europa civilizada con más cambios de sistemas educativos, porque aquí un sistema educativo no dura dos días. La Educación General Básica se la cargaron precisamente cuando mejor iba, cuando los alumnos mejor preparados salían. Y con el Graduado Escolar se cargaron ese sistema y crearon la LOCE con la secundaria y después la LOE y ahora van a cambiarla otra vez. Es decir, aquí no se le da importancia a la educación, de ninguna manera.

27 ¿ Qué le gustaría cambiar de la actual enseñanza?

Todo, todo, todo. Que no la tocaran los políticos a ser posible y sobre todo que si hacen algo que confíen más en los profesionales, que les pregunten más a los profesionales. Que pregunten a aquellos que están en la trinchera y no a los psicopedagogos que jamás han dado clase y están en el despacho y son los que ordena. Pues no, no, no, que pregunten a los de la trinchera cuando vayan a hacer algo, que nunca preguntan. 

28. ¿Volverías a dar clases?

No, ya no. Primero porque no puedo, no puedo volver a atrás y segundo que yo soy de las personas que cuando finalizan una etapa de su vida la dejan ahí cortada y ya no vuelvo más.

29. ¿Era un trabajo que le llenaba?

Totalmente, yo era el tío más feliz del mundo dando clases.

30. ¿Se nota la influencia familiar en los alumnos?¿Qué importancia tienen los aspectos afectivos en el aprendizaje escolar?

Fundamentalísimos, es decir, el niño cuando llega a clase es un fiel reflejo de lo que ocurre en su casa. Un niño con un mal ambiente en su casa es un niño que no está predispuesto para el aprendizaje.  Un alumno lo que tiene que tener en su casa es un buen ambiente y sus padres no tienen porque ser universitarios los dos, que pueden ser albañiles y perfectamente pueden tener un buen ambiente de estudio con una afectividad que sea estable. Porque un niño maltratado con un ambiente familiar malo se nota rápidamente y eso repercute en su rendimiento. De hecho he tenido muchos casos en que los alumnos eran buenos, los padres se han divorciado y el niño se ha venido abajo, y este es un claro ejemplo de como influye la afectividad en el alumno. 

31. ¿Usted vio, como se puede observar a día de hoy, a alumnos tener problemas para alimentarse o vestirse?

Sí, sí pero no con la frecuencia que hay hoy. Hemos entrado en una crisis que es extrema, y yo he visto casos. Algunos los hemos tratado de arreglar en el colegio, e incluso le he comprado los libros a algún alumno porque a mi me costaban más baratos. Pero hoy se están viendo muchos más casos y eso es preocupante.

32.¿Qué sintió durante su último año impartiendo clases?¿Hizo algo especial o se lo tomó de diferente manera por ser el último?¿Observó mucha diferencia entre su primer y último año?

Fue un año más, y lo que sí que puedo decir es que los meses siguientes a dejar de dar clases lo eché de menos. Yo echaba de menos esos momentos en los que uno tenía que explicar una cosa nueva o los problemas raros que les ponía yo a los alumnos para ver si picaban de una colección que todavía tengo en mi casa y bueno, eso nunca más volveré a hacerlo, nunca volveré a poner el problema de los nenúfares o el de la mayor toca el piano… y eso me daba un poco de nostalgia, pero bueno, la nostalgia con el tiempo se va perdiendo, entonces ya ni me acuerdo.

ACTUALIDAD PERIODISMO:

33. Como periodista, ¿qué consejos podría darnos para que la revista de ElrOlLO tenga éxito?

Hay dos consejos: primero, que el contenido sea interesante, así que creo que vais por mal camino porque si me estáis entrevistando a mí ya… estáis fallando. Pero bueno, aparte de la broma, los contenidos tienen que ser atractivos y que la forma también lo sea. En una revista es tan importante lo que tiene dentro como la forma de mostrarla, es decir, que la maquetación sea atractiva, que los textos no sean “tochos” muy largos, sino han de ser pequeñitos y fotografías o imágenes, si vais a poner, pues grandes. Es decir, cuando haya que contar algo, contadlo con las palabras justas, no hay que enrollarse.

34. ¿Cuál crees que es la mejor fuente de información actualmente?

Sin lugar a dudas Internet. Internet es una fuente de información con la que el hombre jamás podría soñar, lo que ocurre es que hay que seleccionar. Cuando uno quiere buscar algo, informarse de algo, sí acudes a Internet tienes que saber dónde lo lees, porque lo que dice la Wikipedia no siempre es cierto, hay que contrastar. Por ejemplo, si tu quieres como se trata el cáncer de colón, pues tienes que leerlo en la página de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y no lo vayas a leer de un tío que lo acabe de poner ahí. Entonces, es una gran fuente de información, la mejor del mundo junto con las redes sociales, especialmente Twitter (que yo creo que fue inventado por un periodista), Facebook,… pero lo que ocurre es que hay que seleccionar, hay que tener cuidado a la hora de obtener la información, procurar contrastar que sea cierta y sobre todo saber dónde la lees.

35. Sabemos que tiene un blog, ¿podría contarnos sobre qué trata? ¿Qué le inspira para escribir?/¿Sobre qué le gusta escribir?

Sí bueno, yo el blog lo tengo abandonado. Se llama Puerta de Jerez y el blog lo tenía para cuando yo escribía columnas de opinión (que ya lo dejé) para Europa Sur, yo lo que hacía simplemente era que cuando se publicaba en el periódico, esa columna de opinión la trasladaba a mi blog. Entonces no son más que columnas de opinión en las que me meto con to lo que se pueda uno meter, porque mis columnas de opinión son enormemente críticas y me han generado algún que otro problema. Pero yo soy de los que piensan que para pasarle la  mano a la gente por encima no hace falta escribir una columna, lo que hace falta es escribir una columna para endiñarle, sobre todo a los políticos.

36. Nosotros al menos le conocemos más por profesión de maestro que de periodista, ¿querría añadir algo en referencia al periodismo?

Pues que el periodismo ha sido una de mis grandes pasiones, yo me siento una persona afortunada porque empecé siendo maestro de matemáticas y poco tiempo después comencé siendo periodista. Y soy ahora mismo las dos cosas, retirado del oficio pero creo que son dos oficios que tienen mucho en común. En realidad, en los dos campos lo que uno trata es de enseñarle cosas a la gente, en el primero enseñaba matemática y en el segundo lo informaba de cosas, que en definitiva es una forma de enseñar también al que lee, de aprender.

SOBRE ÉL ACTUALMENTE:

37. ¿Qué hobbies tiene?

Sí, unos pocos. Lo que no tengo son hobbies de jubilado, pues los jubilados normalmente se van a pescar, a cazar o a jugar a la petanca. Tengo un hobbie que es el de la fotografía de la naturaleza, me encanta irme al campo y fotografiar todo lo que se menee y sobre todo si son formas de vida. Tengo el hobbie de Internet y sus aplicaciones, que ya casi es un hobbie profesional porque estoy metiéndome más cada vez en el mundo de la webs dinámicas, las webs estáticas y todas esas cosas, y… poco más, pocos hobbies más son los que me entretienen día a día.

SOBRE SU PRESIDENCIA EN LA JUNTA RECTORA DEL PARQUE NATURAL DEL ESTRECHO

38. Sabemos que ha estado a la cabeza del Parque Natural del Estrecho, ¿podrías hacernos un balance?

Yo presidí la Junta Rectora del Parque Natural del Estrecho desde que se creó. Fue un reto porque no sólo presidí una Junta Rectora sino que era un parque nuevo que empezaba. Cuando empieza un parque nuevo suele tener muchas críticas de la gente que cree que el parque va a ser un obstáculo. A la larga se está viendo que no lo es, incluso los pescadores que eran los que más se quejaban están viendo que es bueno.

A mí no me ha dado tiempo de presumir que hayamos hecho muchas cosas porque lo que teníamos que hacer era conseguir que la sociedad aceptara el parque pero creo que lo conseguimos medianamente. Bueno, algunas infraestructuras, como la pasarela esta que la llaman la “ruta del colesterol”, son consecuencias del parque. Y lo más importante, hemos conseguido que todas estas zonas protegidas que van desde Camarinar hasta Algeciras no se pueda construir nunca más, es una zona virgen, de las pocas zonas costeras que quedan en la provincia de Cádiz y en Andalucía vírgenes y va a ser muy difícil que ahí se pueda construir, entre otras cosas no es sólo Parque Natural sino Reserva Intercontinental de la Biosfera junto con Marruecos y eso es muy difícil cambiarlo.

39. ¿Qué opina del proyecto de Valdevaqueros?

Opino naturalmente que, como conservacionista que soy, estoy en contra. Es verdad que no siempre se dice la verdad, valga la redundancia: el proyecto de Valdevaqueros no está dentro del parque por lo tanto se podría hacer, pero yo no estoy de acuerdo con que se haga porque, aunque está fuera del parque, sí está en el área de influencia por lo que se ve afectado.

Toda la cantidad de gente que viviría allí, la mayoría de segunda residencia, produce una serie de desechos que habría que hacerlo muy bien para que no fueran a las aguas, que es lo más importante del parque, y no tuviera un impacto negativo. Por lo tanto, mi opinión es que no.

40. ¿Cómo se lo presentarías a alguien que estuviese en contra?

Alguien que está en contra y no quiere escuchar razones es muy difícil convencerlo; había gente que decía que cuando se construyese el Parque Natural no se podría pescar, no se podría coger tagarninas o no se podría mariscar. Bueno, es cierto que no se pueden pescar en algunas zonas pero es que es razonable: no se puede pescar en una zona donde los peces van a criar. ¿No se puede mariscar? Pues claro, estamos en un país moderno, para mariscar hay que tener un carné de mariscador y tiene que ser en una zona controlada como ocurre en Galicia.

Yo, por ejemplo, tengo un familiar que odia a los ecologistas y, si por el fuera, habría carreteras por todas partes. A este tipo de gente es muy difícil convencerla pero yo creo que una persona sensible con la naturaleza y teniendo en cuenta que nos estamos cargando el planeta y que no tenemos más, sí puede ser fácil convencerlos pero ahora, si tú no quieres entrar en razones y te importa un pepino que mueran animalitos y que conservemos un espacio único en el mundo lleno de bloques de hormigón, es difícil convencerte. De todas formas, la gente va teniendo más conciencia.

41. ¿Cómo casa la figura de un defensor de la naturaleza con la figura de un cazador?

La pregunta llega tarde porque hace seis años que ya no cazo. Vamos a ver, los cazadores, sobre todo los cazadores ya que no puedo decir lo mismo de los pescadores deportivos, somos amantes de la naturaleza quizás por egoísmo. Nosotros cuando vamos a cazar nos interesa que el medio ambiente esté sano porque habiendo un medio ambiente sano, hay objetos de caza para nosotros, es decir, cuidamos el entorno, procuramos no abatir todos los animales del coto donde estamos y dejar que se sigan reproduciendo para que al año siguiente haya caza, procuramos no dejar desechos en el campo e incluso las vainas de los cartuchos las recogemos para después guardarlas. En fin, yo creo que los cazadores, normalmente, disfrutan de la naturaleza y por eso la cuidan tanto.

Es verdad que la caza tiene muchos detractores, entre ellos yo en estos momentos. Yo he pasado de ser un cazador a no matar una araña (por cierto, uno de los bichos que más admiro). Hoy en día la caza es un deporte y es un lujo, antes un hombre necesitaba cazar para comer pero creo que eso ya no hace falta.

42. ¿Qué se ha creado en la isla? ¿Por qué tanta protección? ¿Será algún día visitable?

Estuve ocho años como presidente del parque y me fui con la pena de no haber conseguido liberar la isla de un problema que tiene. Al Ministerio de Interior se le ocurrió poner un centro de atención a inmigrantes y, mientras esté eso ahí pues tenemos un problema; eso tiene que quitarse de ahí porque, entre otras cosas, yo sostengo que la presencia de eso ahí es ilegal. Vamos a ver, el plan de uso del parque dice que en la isla no puede haber nada que suponga pernoctar y ahí están los inmigrantes y los policías durmiendo. Además se han hecho obras ilegales de manera que es urgente que la ciudadanía reclame la isla para el uso y disfrute de la gente porque es un sitio donde en muy poco espacio de territorio se condensan todos los valores del parque y resulta que hay gente de Tarifa que no conoce la isla.

Por tanto, yo aprovecho esta entrevista para exigir al Ministerio de Interior y a todos los gobiernos que retiren inmediatamente el centro de inmigrantes que, por cierto, es ilegal.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: