The Matrix

Hoy toca volver a los viejos tiempos, tiempos en los que Javier Mohedano recomendaba películas (entiéndase recomendar con aconsejar ver joyitas del séptimo arte y exponer su opinión de forma oral para no suspender). Pues bien, el plato de hoy es una ración de ciencia ficción adornada con artes marciales y un bonito decorado de filosofía de todos los tiempos.

La esencia de Matrix, la película en sí se basa claramente en el famoso mito de la caverna de Platón, mito en el cual los hombres vivían una falsa realidad mientras que el mundo real estaba fuera de su alcance. En el film se habla de la ficticia Matrix, una máquina que controla y mantiene cautivos a casi todos los seres humanos del mundo a causa de una guerra (¿a dónde vamos a parar con la tecnología? ¿Robots con inteligencia artificial que se rebelan?). El objetivo de ello es alimentarse de la energía del hombre y hacerlos vivir engañados, además de atrofiar todo su cuerpo en una especie de incubadora horrible y sumergido en un líquido viscoso. La escena en la que Neo se libera de la incubadora no es apta para todos los estómagos.

A lo largo de toda la película, el tímido Thomas A. Anderson es clasificado como el elegido por Morfeo, personaje al que no conoce hasta que avanza un poco la trama, para salvar a su propia especie del dominio mundial de las máquinas. Desde que empieza hasta que acaba el film, Anderson, conocido como Neo, sufre un gran cambio de personalidad, pasando de la cobardía y la timidez, hasta la valentía y la seguridad.

La película posee una gran trama que deja a cualquiera con un buen sabor de boca, siempre que no se tenga en mente el desayuno de los campeones. Voy a dejar aparte los infinitos debates filosóficos y epistemológicos que se puedan abrir sobre Matrix ya que aparte de que en cada segundo se puede analizar un problema que haya planteado la filosofía a lo largo de su historia y dé para escribir setecientos artículos más, no dispongo de todo el tiempo del mundo, cosa que desearía con toda mi alma.

En conclusión, una película de 10 que combina muchísimos elementos que encajan a la perfección, tales como acción, romance, traición, compañerismo, confianza, lucha, futurismo e incluso un poco de crítica social. Temo el día en que el hombre cree una inteligencia artificial que sea capaz de automejorarse. ¿Viviremos en una futura Matrix?

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *