Mi visión de España

Me gusta España ya que es mi país. En realidad lo que me hace más gracia es la situación en que se encuentra. España es un país donde el ladrón se siente bien a gusto. España es el balneario de los chorizos, el país donde uno puede pasarse la ley por el arco de triunfo. Y es así, no hay más. En este país el que tiene dinero y poca vergüenza es el que acaba teniendo una buena vida, el que tiene sus coches en el garaje, su sirvienta cubana y el caballo en la hípica para que el niño monte los domingos y no se aburra (pobrecito). No digo que no haya gente que se lo ha ganado, lo que digo es que hay gente que no se lo ha ganado y el único premio que se le tendría que dar por eso es un par de lecciones.
Esta es una de las razones porque me gusta España, pero hay otras más. Me gusta que seamos el culo de Europa, que debamos dinero y que la cosa siga así prosperando muchos años más hasta que llegue el día en que los que estamos esperando para ser alguien en la vida nos comamos los mocos. También me gusta la idea de que los políticos sean como paletas profesionales, saben hacer reformas de todo tipo: laborales, económicas, etc. Si la cosa sigue así llegará un punto que para ir a trabajar se tendrá que pagar. El impuesto sube pero el salario se ha quedado ahí, parado, sin moverse.
Todo esto ya lleva demasiado tiempo así y esto no puede ser. La gente cada vez está más descontenta con los de ahí arriba. Ahora hace nada ha salido a la luz el caso Urdangarín, el duque de Palma y su querida esposa han dado un buen palo. Resulta que la señora Infanta no tiene dinero apenas y ha decidido crear una empresa e invertir un pequeño capital para que salga adelante. Hasta ahí la cosa es normal, todo empresario tiene derecho a crear su propia empresa. Pero como otro de los problemas de este país es que de estafadores está el mundo lleno, a eso le sumas la existencia de paraísos fiscales y la combinación es fatal. En definitiva, que se han llevado un buen pellizco. Por otra banda está el president Camps, al cual le financiaban los trajes los valencianos para que él fuese bien arregladito a sus comidas de dirigentes y sus encuentros con los demás miembros del Partido Popular. Mientras todo esto ocurre el juez más famoso de estos últimos años, al menos que conozcamos los jóvenes, ha sido imputado por un delito de prevaricación, tan sólo por recuperar el pasado de gente que perdió a sus seres queridos durante la época franquista.
Otro de los hechos que han provocado que la gente salga a la calle, como en Valencia, es que cada vez más se recortan la sanidad, la educación y demás. La idea de que la gente salga a manifestarse, eso es una muy buena señal, es señal de que a la gente se le empieza a acabar la paciencia. Y es que esto es así, la gente tiene que seguir una filosofía. La gente cabreada no cree en la palabra de un político ni en el diálogo, y más los de clase social media. Ellos no son ni de derechas ni de izquierdas, ellos son los de abajo y van a por los de arriba y creo que esto es con lo que se tiene que quedar la gente. Si la gente adoptase ese comportamiento, creo que otro gallo cantaría.
Esta es mi visión de España, a la que se nombró una vez como “una grande y libre”. Esa frase se tiene que adaptar a los tiempos que corren y creo que la mejor adaptación seria: “España, una basura grande y libre de justicia”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *