Inmigración

   Inmigrantes sirios 

Lo que está ocurriendo en el Este de Europa es un claro ejemplo de  la poca importancia que les damos a las demás personas de este mundo. Parece como si cada uno de los europeos que vivimos cómodamente en nuestras casas viendo a la hora de comer o cenar las grandes masas de inmigrantes sirios  que aparecen en las noticias nos diera igual lo que les ocurra a esos pobres desdichados.

Ellos no emigran porque quieran, vienen a Europa huyendo de los conflictos que están ocurriendo en su país. Hay que ponerse en la piel de ellos, imaginad perder vuestra casa, amigos y familiares por culpa de un mal gobierno y de fanatismos religiosos.

Tanta evolución y tanto avance que decimos tener y el asco que me da ver como Europa intenta poner pegas para no acoger a los desdichados sirios. No lo entiendo por qué la sociedad actual es así deberíamos de estar más avanzados sentimentalmente. Me gustaría poder ayudarlos a todos, dándoles cobijo, protección, comida y todo lo que necesitaran, pero sólo soy un criajo de diecisiete años que lo máximo que podré ayudarles será mandándoles ropa o alimentos. Pero eso no basta, debemos de evitar poner muros indestructibles e imposibles de cruzar por los inmigrantes que necesitan ayuda.

No deberíamos de encontrar diferencia de leyes entre un africano con un europeo, o un americano con un asiático. Seamos de donde seamos todos tienen que tener los mismos derechos y condiciones de vida. Sin embargo, los humanos somos en su mayoría seres que sólo pensamos en nosotros mismos y olvidamos a los niños y niñas que mueren en África o trabajan de manera explotada. Triste humanidad.

José Trujillo Sierra

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *