Las mujeres trabajan más que los hombres y ganan un 24% menos

Al ver esta noticia, inmediatamente he decidido que era la perfecta para tratar y dar mi opinión.

Mentalizándonos del siglo en el que vivimos y de la constante lucha del sexo femenino, para poder conseguir los mismos derechos que el sexo opuesto, podemos concluir que esta situación está de más.

Según estudios realizados, la aportación de las mujeres al trabajo mundial es de un 52% aunque apenas ocupan el 25% de los cargos administrativos y directivos, además, las mujeres realizan 3 de cada 4 horas de trabajo no pagado en el mundo, según indica el informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas.
Bajo mi punto de vista, está muy bien que la mujer finalmente consiguiera su hueco en el mundo laboral, sin importar el tipo de trabajo; aunque esto, no sea del todo cierto. La sociedad está sumida en un machismo constante, (aunque también hay que resaltar, que el machismo de hoy en día es mucho menor al de hace 50 años) en el que las mujeres jugamos el papel inferior. Este machismo está arraigado a nuestras costumbres, nuestros pensamientos y nuestras formas de ver la vida. Desde muy arriba, (con esto me quiero referir a las grandes potencias, los anuncios televisivos y de otros tipos) nos mandan el mensaje inconsciente a través de su publicidad y demás, de la inferioridad que hoy en día seguimos representando.

Las personas somos todas iguales desde el nacimiento en derechos; cierto es, que unas con unas características y habilidades, y otras con otras. Cada uno valemos para lo que mejor se nos dé, pero siempre teniendo en cuenta que el hecho de ser mujer no es una excusa de incapacidad. Cierto es también, que los hombres nacen, por lo general, con unas capacidades físicas mayores a las del sexo femenino, pero eso no tiene que condicionarnos a la hora de elegir un/a encargado/a para una empresa, un/a soldador/a de chapa, un/a dependiente/a de ropa o un/a esteticien. Todos podemos ejercer esos cargos, tanto hombres, sin ser vistos como “amanerados”, “afeminados”, como mujeres sin tacharlas de “marimacho”.

Yo soy mujer, y como mujer, me considero tan capaz de hacer un trabajo como cualquiera de los hombres de esta sociedad, e incluso si me lo permites, estoy segura de que lo haría mucho mejor que algunos de ellos, tanto yo, como todas las mujeres del mundo. Somos inteligentes, capaces, al igual que los hombres y por este hecho, merecemos las mismas medidas de tratamiento y que nos paguen igual que a ellos, o simplemente acorde con el trabajo que realizamos.

No veo justo que trabajemos más y nos paguen menos, porque eso es mostrar a grandes rasgos el machismo presente y dar unos pasos atrás en la historia. Estamos en el siglo XXI, seamos capaces de ser justos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *